Archive for February, 2009

y tu habres la puerta?

Thursday, February 26th, 2009

La siguiente entrada habia sido redactada previamente por lo cual no me hago responsable del mal uso de la palabra “hoy” y/o cualquier otra palabra o referencia de tiempo relativa. No quise modificarla por motivos de weba mayor

No recuerdo mi edad, ni que estaba haciendo en ese momento, pero recuerdo que una pequeña voz dentro de mi me dijo “sal, ve a ver que quieren…”.

Yo no tenía ni 15 años y estaba en casa de una tía y bueno… les diré la verdad: no era una pequeña voz, era normal, y no estaba dentro de mí. Mi tía me dijo que saliera a “atender” a unas mujeres que tocaban la reja de su casa. ¿Por que no sale ella? después de todo es su casa, ¿que puedo ofrecerles yo que mi tía no puede? debido a que no tengo la mente desarrollada (perversa) que tengo hoy en día, no se me ocurrió una respuesta a esta ultima pregunta. Aun desorientado comencé a moverme hacia las mujeres, por que no pudiendo responder a casi ninguna de las preguntas anteriores tenia que resolver por lo menos esta -> ¿que demonios quieren?

Fue la primera vez que lo experimente, esas perfectas desconocidas (me dijeron sus nombres pero…bleh) llegaron a mi vida a tratar de salvarme….supongo que eso pretendían hablándome de algo que no entendí en ese momento. Incluso ahora que SE que era gente religiosa hablando de que si me quiero salvar tengo que pensar como ellas, es confuso para mi tratar de pensar en la manera en que debí haber reaccionado, casi no hable y no entendía el propósito de esa charla y al final termine con un librito en las manos caminando hacia adentro de nuevo aun mas confundido que cuando salí, preguntándome como fue que “prometí leer el librito” si ni siquiera dije una frase que no fuera “si”, “no”, “creo que si” y “no se”.

No quiero sonar grosero….pero así soy ni modo :p. Tal vez hay gente que si necesita que le hablen estas personas y necesite creer o lo que ustedes quieran. Pero ¿es esta la mejor manera de hacer las cosas? Mírenme a mi, ese día escuche hablar de la Biblia, y leí unos pasajes de ella y ¿que aprendí? aprendí a asomarme sigilosamente por la ventana para ver si abro la puerta o no. Estas personitas hacen algo que yo no me atrevería a hacer nunca, y sus intenciones no son malas (supongo), pero creo que lograrían mas solo dándote un folletito para que lo leas después. Y es que las veces que les he abierto no me preguntan si estoy ocupado con un proyecto de la escuela que tengo que entregar el día siguiente, si estoy comiendo y se me enfrían las tortillas, si estoy viendo una película chingona o si me estoy orinando….no, solo llegan y hablan. Solo estoy pensando como seria la manera mas cortes de decirles “oye disculpa pero ya me quiero ir…” casi no pongo atención.

A veces veo llegar gente con esas intenciones y me pongo en sus zapatos, me parece muy grosero no abrirles la puerta al menos para escuchar que tienen que decir, claro que siempre me arrepiento. Hoy abrí de nuevo, primero trataron de hablarme de política y dije “no me interesa la política”, creí que eran de algún partido y que me había salvado, pero luego me hablaron de religión así que fingí que no me interesa la religión para que se fueran rápido. Yo tengo mis ideas y mis creencias, no es que no me interese… y funciono, solo duraron aquí como 2 minutos.

Después de esto me acorde de ese día en casa de mi tía que fue la primera vez que hable con esas mujeres que llegaron y me hicieron preguntas que nunca me había hecho, me dijeron que las respuestas estaban en la Biblia y en ese librito que me dieron. Después de leer solo los encabezados del documento (el pequeño librito, no la Biblia) me di cuenta que ahí no había respuestas, solo un mini-paraíso. Sin embargo después de escuchar a mi tía y a mi madre reírse de mi por ser victima de una charla no solicitada logre al fin ver una respuesta ese día: “con razón no quisieron salir ellas…”